jueves, 9 de mayo de 2013

Flan de café




Vamos a conocernos un poquito más. Me gusta el café. Mucho. Demasiado quizás, y encima me viene de familia porque lo de mi madre es también pasión por el café y lo demás, tonterías. Era inevitable que pasara. Incluso yo me sé de uno que antes ni probaba el café y ahora le encanta, si es que quien a buen árbol se arrima... Lo mío con el café llega al extremo de tener que irme de viaje y que no falte ni la cafetera de uno ni el paquete de un buen café en la maleta (claro está que esto solo se puede hacer cuando uno va en plan residencia, apartamento...), pero yo 15 o 20 días sin tomarme un buen café para desayunar no aguanto y eso quienes me conocen lo saben, porque yo no debería tomar café, luego se me resiente el estómago y tengo que pasar un par de semanas sin probarlo , todo un suplicio. Menos mal que existe el té (al que también estoy enganchada ¡si vierais la de variedades que tengo!) . Eso sí, este verano no me puedo llevar la cafetera y son 12 o 13 días, por lo que de vez en cuando hago una plegaria para que en el desayuno, allá donde voy, sirvan un buen café. Pero no lo tengo yo muy claro, la verdad.

De hecho, para que podáis observar cómo es mi obsesión por el café, os voy a poner una muestra de alguna de las fotos que he hecho de cafés. Si es que para más inri son fotogénicos, no puede ser (el fondo de pantalla de mi teléfono son dos tazas de café de un desayuno, que no son estas, que son de una merienda).

Una de las primeras fotos que hice con la cámara nueva. Muy desenfocada, pero ¡me encanta!
 Olvidaba otro punto a favor de esta maravillosa bebida... ¡los granizados de café! ¡que no! aunque también... Me refería al olor que desprende un buen café recién hecho, que es capaz de levantarme de la cama, del sofá... con solo olerlo y no puedo evitar acudir a la cocina.

¿Por qué os suelto todo este rollo? Seguro que tampoco os lo estaréis preguntando tanto porque el título es bastante ilustrativo y en la foto se ve claramente un flan así que... He preparado mi primer flan de café, y me ha resultado tan, tan, tan sencillo que me parece que no será la última vez. Es una receta que está en casa desde siempre, una de las que no falla (junto con nuestra versión personal de la tarta de queso que algún día subiré también, sencilla y rica a más no poder) y que siempre es un éxito. Así pues, ya tengo dos imprescindibles que nunca fallan: la tarta de oreo y chocolate blanco y el flan de café.



INGREDIENTES:
  • 400 ml de nata
  • 600 ml de leche (podemos hacer una proporción 500-500 o una más alta de nata que de leche)*.
  • 1 sobre de flan Royal
  • medio sobre de café soluble
  • El café que salga de una cafetera de 3 tazas.

La PREPARACIÓN paso a paso:

1. Caramelizamos una flanera grande o seis pequeñas.
2. Ponemos en un olla o cazo grande la nata y la leche y disolvemos el sobre de flan.
3. A la mezcla anterior le añadimos el café, en el que previamente habremos disuelto el café soluble.
4. Lo llevamos al fuego y removemos de forma constante para que no se pegue hasta que hierva y mantenemos 2 o 3 minutos.
5. Vertemos el preparado en las flaneras y, cuando esté a temperatura ambiente, llevamos a la nevera hasta que cuaje.

NOTA: *generalmente en mi casa siempre se ha preparado con la proporción a partes iguales de nata y leche, que es la que tengo en la "libreta de cocina" pero esta vez no tenía más que 400ml de nata. Con la proporción dada queda un poco más ligero, incluso con una textura mejor que cuando tiene más nata, aunque eso va a gustos, como todo.

Ya veis qué fácil resulta preparar un postre que va a ser un éxito seguro.


¡Salud y buen provecho!

Caleidoscópica.

4 comentarios:

  1. La semana pasada (lunes) hice esta receta, primero la hice con un litro de nata, para asegurarme de que salia.
    Estaba delicioso, pero para mi gusto, demasiado pesado.
    La segunda vez que la hice (miercoles jejeje) la hice de chocolate, derretí una tableta de 72% de chocolate con la leche y después el flan, salió deliciosa!! (puse medio de leche y medio de nata jejeje)

    Besos!!

    Esta receta es un exito seguro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probaré con el chocolate, es una idea que me ronda... Yo es que siempre voy reduciendo la nata de todo, no me gusta demasiado, así que siempre prefiero poner parte y parte de nata y leche o más largo de leche incluso.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Ostras no sé el sabor, pero hija se ve de anuncio0o...
    Delicioso y si tiene toque de café ya para que quiero más...
    Un beso guapetona!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Nada como los moldes acanalados para dar una bonita presentación a los flanes...

      Un saludo.

      Eliminar