sábado, 1 de marzo de 2014

Tarta cremosa de manzana.

No tenía muy claro cómo nombrar esta receta hasta que he tenido que decidir un título para la entrada de hoy. Al final me he decantado por el de "tarta cremosa" ya que la consistencia de esta tarta de manzana es parecida a la de un pudin sin serlo, un poco aflanada (si esto existe) y a la vez los bordes tienen la textura más similar a la de una coca. Así que no sabía como presentárosla; tarta (o torta) cremosa parece encajar, pues se deshace cremosamente una vez en la boca, pero su consistencia nos permite cogerla con la mano como si de un trozo de bizcocho o de tarta de manzana normal se tratara.



La receta me la dio el otro día una clienta de mi madre, y las suyas nunca fallan, así que no podíamos esperar mucho a probarla. Se trata de una preparación muy sencilla que os sorprenderá, sobre todo por lo bien que queda una vez sale del horno y la textura peculiar que presenta, ideal para acompañar un café de sobremesa o una merienda.

INGREDIENTES (para un molde de 24 cm):
  • 1kg de manzanas.
  • 4 huevos XL.
  • 7 cucharadas soperas de azúcar ( 5 cucharadas, si el flan ya lleva azúcar en su composición).
  • 7 cucharadas soperas de leche.
  • 7 cucharadas soperas de aceite.
  • 7 cucharadas soperas de harina.
  • 1 sobre de levadura química (Royal).
  • 1 sobre de preparado para flan (de 4 flanes).
  • 1/2 bote de mermelada de manzana o albaricoque (para abrillantar).


La ELABORACIÓN, paso a paso:
1. Reservamos una manzana grande para decorar la parte de arriba, que pelaremos y laminaremos finamente. El resto de manzanas las pelamos, descorazonamos y cortamos en trozos de tamaño medio. 
2. Si tenemos batidora de vaso esta nos facilitará mucho el trabajo, si no, podemos triturarlo todo con la de brazo, quedará igual, tan solo con un poco más de trabajo. En primer lugar añadimos todos los líquidos con el azúcar y la mitad de la mazana al baso batidor y trituramos a máxima velocidad hasta que quede una crema bastante uniforme. Seguidamente añadimos el resto de la manzana, la harina, el flan y la levadura y de nuevo trituramos hasta que todo quede con una textura cremosa, uniforme y suave. 
3. Horneamos a 180º calor abajo (aunque si vuestro horno funciona bien posiblemente calor arriba y abajo sea la mejor opción y también la más rápida) durante aproximadamente 50 minutos, hasta que la brocheta o aguja salga prácticamente limpia. 
4. Encendemos el gratinador, pintamos la tarta con la mermelada y gratinamos hasta que veamos que esta se carameliza y adquiere un aspecto dorado. 
5. Dejamos enfriar completamente antes de servir, de lo contrario no se aprecian los sabores y la textura es todavía demasiado blanda. 

¡Salud y que aproveche!

1 comentario:

  1. A mi no me gusta la manzana, pero en mi casa encantaría seguro! Un beso!

    ResponderEliminar